top of page

Superhéroes de la orilla del mar



Arboledas Encubiertas

Los manglares son bastante mundanos a primera vista. Pueden variar en tamaño desde pequeños árboles o arbustos, a bosques de árboles de más de 50 pies de altura. Encontrados en todo el mundo, estos árboles están especialmente adaptados para vivir en aguas saladas a lo largo de las costas tropicales y subtropicales. Como un superhéroe, su “kriptonita” es el clima frío. De hecho, la extensión global de los manglares costeros está limitada por la frecuencia y severidad de las heladas. Por eso no los ves por Boston Harbor o bordeando los fiordos de Noruega.



El sur de Florida es afortunado. Los Everglades albergan más de 550 millas cuadradas de manglares, el bosque de manglares más grande de los Estados Unidos continentales. Tenemos 3 especies aquí en Florida: el mangle rojo (Rhizophora mangle), el mangle negro (Avicennia germinans), y el mangle blanco (Laguncularia racemosa).


Los manglares rojos, apodados "árboles andantes" por sus raíces aéreas arqueadas, son probablemente una vista conocida. Como primera línea de defensa, los manglares rojos suelen crecer a lo largo de la costa con sus características raíces que aportan estabilización. Los manglares negros habitan más tierra adentro y en cuencas, y son conocidos por sus extrañas proyecciones de raíz en forma de lápiz (llamadas neumatóforos) que sobresalen del suelo, lo que ayuda a que sus raíces respiren como tubos de buceo. Los manglares blancos también producen neumatóforos, pero se pueden encontrar en una variedad de hábitats costeros.


Plantas De Acero

Los manglares son muy duros, esquivando cada golpe que se les presente, o al menos el equivalente, de la perspectiva de una planta. Los manglares sobreviven en todo tipo de situaciones precarias que matarían a otras plantas. Al vivir tan cerca de la costa, los manglares están sujetos a presiones como sal, inundaciones, anoxia, altas temperaturas e incluso toxinas como el sulfuro de hidrógeno. Tienen una serie de "poderes especiales”, o adaptaciones, que les ayudan a sobrevivir en estas difíciles condiciones. Sus raíces de apoyo y los neumatóforos les ayudan a airear el suelo, creando un campo de fuerza que protege sus raíces en ambientes hostiles. Para lidiar con la sal, los manglares rojos realizan ósmosis inversa a nivel de la raíz para evitar que la sal entre en la planta. Otros, como los manglares blancos y negros, excretan sal de las hojas al igual que los simples mortales sudamos el exceso de sal. Como tienen un acceso limitado al agua dulce, al igual que las plantas del desierto, los manglares pueden minimizar la pérdida de agua a través de sus hojas durante los momentos más calurosos del día.


En cuestión de plantas, los manglares tienen un nacimiento inusual. Es posible que haya visto a lo largo de la costa, grandes vainas verdes en forma de cigarro que flotan en el agua o se acumulan a lo largo de la orilla. Estos son los “propágulos” de manglares rojos. Mucho más desarrollados que una semilla, estos propágulos viven y crecen mientras aún están apegados a sus padres. Después de caer al agua, continúan desarrollándose a medida que son dispersados por las mareas y corrientes. Los propágulos de manglares pueden sobrevivir un año entero antes de echar raíces en un lugar adecuado.


A pesar de su presencia a lo largo de nuestra costa, los manglares pueden crecer incluso en agua dulce. Puedes recoger propágulos de la costa y cultivarlos hidropónicamente en agua dulce, o incluso en tierra para macetas regular. Sólo mantenlos húmedos.


Guardianes De La Costa

Los manglares son nuestra primera línea de defensa frente a las tormentas tropicales. Alineando nuestras costas, los manglares pueden ralentizar el flujo de agua y achicar las olas superficiales, reduciendo el impacto de las marejadas ciclónicas. Por ejemplo, durante el huracán Irma los manglares ahorraron aproximadamente $1.5 billones en daños causados por marejadas ciclónicas a propiedades en Florida, y evitaron que unas 626,000 personas se vieran afectadas por inundaciones. Además de eso, los manglares brindan muchos otros beneficios como evitar la erosión costera, proporcionar un hábitat crítico para una variedad de vida silvestre, y mejorar la calidad del agua.


Capitán Clima

Los manglares adoptan un nuevo color luchando contra las insidiosas fuerzas del cambio climático, un tono patriótico de azul. El carbono azul se refiere al carbono eliminado de la atmósfera por los ecosistemas costeros. Los manglares en el Parque Nacional Everglades son altamente productivos y representan un gran sumidero de carbono. Por consecuencia, almacenan mucho carbono en sus suelos y vegetación. Perturbar este bosque sería una mala idea, ya que esto podría generar emisiones de carbono equivalentes a la quema de ~190 a 230 billones de libras de carbón. Al aumentar los flujos de agua dulce hacia la costa, la restauración de los Everglades mejoraría la salud de estos bosques y aumentarían su capacidad de captura de carbono.


Durante lo peor de la temporada de huracanes, los Everglades han brindado históricamente un "amortiguador" que reduce la intensidad de las tormentas, brindando protección a las áreas pobladas en todo el sur de Florida. Los manglares cerca de la costa también ayudan a estabilizar la orilla costera, reduciendo las inundaciones de marejada ciclónica y protegiendo los hábitats de la vida silvestre.


La restauración de los Everglades restablecería un flujo de agua dulce para mantener los manglares saludables para que puedan continuar con sus muchas funciones naturales beneficiosas, incluida la protección de la costa de Florida.


Los Adversarios De Los Manglares

Los manglares en Florida están amenazados principalmente por la pérdida de hábitat y los cambios en el flujo de agua dulce. A nivel mundial, hemos perdido del 20 al 35 % de nuestros manglares desde la década de 1980, y es posible que estemos perdiendo 1 a 8% adicional cada año. La fragmentación del hábitat, la contaminación y las tormentas, así como el cambio climático y el aumento del nivel del mar, representan una amenaza. Por ejemplo, los manglares de los Everglades se han desplazado hacia el interior desde la década de 1960 tanto por el aumento del nivel del mar, como por la reducción del flujo de agua dulce. Sin embargo, a medida que los manglares migran hacia tierra adentro en busca de seguridad, otro enemigo espera.


Bajo la combinación de aumento del nivel del mar, bajo flujo de agua dulce (debido al manejo del agua), y la intrusión de agua salada, el suelo de turba puede descomponerse y desaparecer más rápido de lo que se puede acumular. Si el colapso del suelo de turba ocurre antes de que se establezcan los manglares, el área afectada se transforma en agua abierta, no en manglar. Desafortunadamente, en los Everglades costeros, este proceso ya está ocurriendo.




Impacto De Los Everglades

Si los manglares tuvieran un salvador, sería la restauración de los Everglades. La restauración ayudará a retardar los impactos del aumento del nivel del mar y la intrusión de agua salada alrededor de la costa, protegiendo de esta manera a los hábitats que son vulnerables a la rápida pérdida por la exposición al agua salada. El aumento del flujo de agua dulce que se espera de la restauración de los Everglades también debería ayudar a mejorar el hábitat de los manglares.







bottom of page